Babilonia

Guardamar del Segura, Alicante.

Paseando por la playa de Babilonia te encuentras con estas viviendas medio derruidas. Me recuerda a una ciudad perdida del pasado esperando a ser devorada por el mar. Lo malo es que corres el peligro de que te caiga alguna cornisa o una teja porque los propietarios ya no se molestan en reformarlas; la ley de Costas ha sentenciado su final. Pero mientras dura el litigio y las casitas se caen a pedazos, el bar Valentí (que suena a valiente) y el restaurante Jaime, reforman y acondicionan sus negocios cada nueva temporada de vacaciones. Arroces, cañitas y turistas entre las ruinas.

Babilonia 0 Babilonia 01

Anuncios

Vacaciones v.1.0 Guardamar-Alicante

Un día decidimos hacer un sketchcrawl en familia. Subimos a la azotea y nos pusimos a dibujar. Descubrimos un lugar fascinante donde además de dibujar se podía leer y hasta ver los fuegos artificiales de noche en compañía de otros vecinos pobladores de azoteas. Desde la azotea el horizonte azul del Mediterráneo parecía reclamar la aplicación inmediata de la Ley de costas y las pobres y feas azoteas pedían una amnistía.

Esta tarde me di cuenta que las líneas de playa estaban relacionadas con las edades. Las primeras líneas eran para los más pequeños, las del medio para los de edad incierta y las últimas para los mayores.

El señor venía paseando con su camisa doblada sobre el brazo y las chanclas sujetas con dos dedos enormes. La señora de pelo rojo estilo Johnny Rotten y los otros dos señores estaban muy tranquilos sentados en sus sillas plegables alternando valenciano y castellano. El señor irrumpió frente a ellos y empezó a hablar como si se hubiera tragado un altavoz. Hablaba de su galicia natal, del catalán, el gallego, que si con Franco, etc… No era un jubilado corriente, éste señor tenía aspecto de ex-sargento de hierro, pero no de la legión, porque no llevaba tatuajes del tipo amor de madre. Cuando se fué Clint Eastwood, los tres jubilados sentados siguieron conversando plegadamente en valenciano y castellano.