Silla de Abuela VS Miura

silladeabuelavsmiura

Aparentemente las dos sillas sirven para lo mismo, sentarse. Pero además de las diferencias obvias del diseño y los materiales hay otras muy importantes. Por ejemplo la forma de sentarse en ellas. Para entenderlo mejor me senté primero sobre una silla cualquiera en casa de la abuela, degustando una deliciosa comida de abuela. Unas horas después en La Casa del Lector me volví a sentar pero esta vez sobre un taburete de diseño llamado “Miura”

Dibujo de la derecha /// Taburete Miura de Konstantin Grcic en la Casa del Lector. Fabricado en polipropileno de fundición a inyección reforzado. Encaramarse al taburete Miura es como sentarse en los cuernos de un alce o mejor dicho de un morlaco de 600 kg. de los Sanfermines, de ahí su nombre supongo. Aunque es un taburete apilable propicio para bares, no es aconsejable tomar bebidas alcohólicas antes de subirse en él. Yo no suelo llevar tacones (ni peineta) pero si alguien se sube con tacones a este taburete le aviso; llame a los bomberos para que le bajen o al Samur si lo va a intentar por su cuenta y riesgo.

Dibujo de la izquierda /// Una silla cualquiera de la casa de la abuela. De construcción artesana, en madera de haya y asiento tapizado en cuero con relleno. El tacto de los reposabrazos de madera es cálido y suave. El asiento es mullido y cómodo. El respaldo está mallado en mimbre para evitar recalentamientos dorsales. Emite un tierno crujido cuando te sientas pero al mismo tiempo sientes que es muy robusta. Imposible caerse de ella a menos que se te ocurra hacer el pino apoyándote en los reposabrazos.

Una vez realizados los dibujos de rigor y reflexionado sobre estos aspectos podemos establecer una conclusión:
No se pueden poner sillas de abuelas en los bares ni en los museos porque la gente nunca se iría a sus casas.

Madeleine Peyroux – Don’t Cry Baby

Anuncios